Luns a Venres de 9.00 a 14.30 horas e de 17.00 a 19.00 horas.

Aquel que es expresión de la dignidad esencial de todos, hombres y mujeres, libre de discriminación, pleno en respeto a los derechos y que además de permitir cubrir las necesidades de las familias, impulsa el desarrollo personal y espiritual.

Iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente

En el compromiso por la defensa del Trabajo Decente surge la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente (ITD), formada por entidades y organizaciones de inspiración cristiana: Conferencia Española de Religiosos (CONFER), Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), Justicia y Paz, Juventud Estudiante Católica (JEC), Juventud Obrera Cristiana (JOC) y Cáritas, con el objetivo de favorecer dinámicas de sensibilización, visibilización y denuncia sobre una cuestión central para la sociedad y esencial para la vida de millones de personas: el trabajo humano y anunciar el concepto de trabajo decente «hacia el interior de nuestras organizaciones, hacia la Iglesia en general y hacia la sociedad».

 

Trabajamos en red para poner en primera línea la importancia y la necesidad de un trabajo decente, lo que supone:

Poner en el centro a la persona, rompiendo la actual lógica de pensar y organizar el trabajo desde lo económico y los intereses de unos pocos.

Plantear el sentido y el valor del trabajo más allá del empleo: Distribuir de manera justa y digna el empleo y reconocer socialmente todos los trabajos de cuidado necesarios para la vida humana.

Luchar por condiciones dignas de empleo: sin la lucha por la afirmación de los derechos de las personas en el empleo no es posible humanizar el trabajo.

Articular de forma humanizadora el trabajo y el descanso.

Luchar por la defensa de los derechos humanos y desvincular derechos y empleo.

Toda la comunidad cristiana está llamada a visibilizar y denunciar, a través de todos los medios al alcance, la situación de desigualdad en el acceso al trabajo decente y la negación de dignidad que ello supone.

 

Todos podemos hacer algo desde nuestra organizaciones, parroquias o lugares de compromiso.

Con muchas ganas, nos hemos puesto a decorar nuestra residencia, a dar un poco de color y mucha esperanza a estos días tan extraños, porque la primavera sigue su curso y nos encantan las flores Y ADEMÁS ESTAMOS TODOS BIEN. 
 

Queridos/as amigos/as:

Queremosdesearos, en primer lugar, una feliz Pascua de Resurrección llena de AMOR, PAZ Y ESPERANZA

Es tiempo de Pascua que inaugurábamos con el Domingo de Resurrección y que, para todos los cristianos, supone el pilar fundamental desde el que proyectamos nuestro servicio, de modo particular el orientado a llevar consuelo, cercanía, acogida, acompañamiento, promoción, desarrollo, esperanza... a los últimos y más necesitados de nuestra sociedad.

Las circunstancias que estamos viviendo son excepcionales y únicas, momentos que ni los más veteranos habíamos afrontado nunca, momentos de incertidumbre sobre el presente y sobre el futuro, un terremoto que ha sacudido nuestras vidas hasta sus cimientos, momentos duros y oscuros.

En esta oscuridad para la humanidad, nos toca apartar, lentamente, la piedra del sepulcro para permitir una luz de reconocimiento, la luz que anuncia la Pascua y al Cristo resucitado, Jesús es la luz que vence a la oscuridad, luz que ilumina nuestra vida para que vivamos sin miedo, abiertos a la esperanza de un mañana mejor.

Como seguidores de Jesus, no podemos quedarnos esa luz para nosotros, desde una espiritualidad auto-referenciada, estamos llamados a ser luz también para los demás, luz que se contagie, luz que transmita alegría, ilusión y ganas de vivir.

Son muchas las personas que nos necesitan, las carencias de todo tiponos esperan y tenemos que estar ahí por hacer un mundo más solidario, más justo, fraterno y humano.

Ese escenario no nos asusta, ese escenario yanos es conocido, esta institución ha dado lo mejor de sí en escenarios similares, Cáritas ha estado siempre al lado de quienmás nos ha necesitado, cuandomás nos ha necesitado, y no vamos a fallarles tampoco ahora.

Este virus nos ha dejado con servicios mínimos en muchos de nuestros puntos de atención, agentes de Cáritas que atendiendo a las recomendaciones de las autoridades sanitarias, por razones de edad u otros problemas de salud,les han obligado a quedarse en sus domicilios como precaución, me consta la rabia e impotencia de muchos de ellos “por no poder ayudar. Sabemos que cuando todo esto pase, cuando se pueda salir a la calle, los agentes de Cáritas pondrán de nuevo a funcionar a pleno rendimiento nuestra red comunitaria, esos vínculos de fraternidad que unen a los agentes de esta ritas en la diócesis compostelana, que saldrán con manos tendidas y abiertas dispuestas a ayudar, dispuestas a encontrarse con el otro, dispuestas a dar lo mejor de sí mismos para acoger y acompañar.

Debemos ser testigos de Jesus en el mundo, de su resurrección y su mensaje de salvación para la humanidad, pero su Buena Nueva solo conseguiremos hacerla creíble desde la coherencia evangélica de una fe hecha obras,a través de la caridad.

¡Jesús ha resucitado! ¡Que Jesús resucite para la gente de todo el mundo, a través de nuestro amor!

Queremos despedirnoscon el profundo agradecimiento de nuestro Arzobispo,Don Julián, a todas las mujeres y hombres que formáis la gran familia de Cáritas, y que, de un modo u otro estáishaciendo presente nuestra Iglesia en el mundo, dando unmensaje de ánimo y esperanza.Todos y cada uno de vosotros/as sois iglesia samaritana que no dejará a nadie en las cunetas de la vida.

Recibid un fuerte y fraternal abrazo en Cristo resucitado.¡¡¡FELIZ PASCUA DE RESURECCIÓN!!!

 

Jose Anuncio Mouriño Raño, Director, y D. Jesus García Vázquez, Delegado Episcopal.

 

De los sacerdotes diocesanos ha surgido la iniciativa de realizar una aportación a Cáritas para atender las necesidades surgidas por la situación de las personas vulnerables a raíz de la pandemia del COVID 19. A los obispos de la Provincia Eclesiástica de Santiago les pareció una excelente propuesta y se va a llevar a cabo con el lema “Siempre juntos”, como gesto de fraternidad sacerdotal y de caridad.

El arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, ha enviado una carta al clero diocesano para señalar el modo de hacerlo e indicar que cada sacerdote y diácono podrá aportar lo que vea conveniente según sus posibilidades. En la Provincia Eclesiástica de Santiago cada diócesis canalizará la propuesta según distintas modalidades, pero unidas en la misma finalidad: apoyar económicamente a Cáritas en la inmensa tarea de servicio a los más necesitados en estos días.


Coronavirus: Cáritas pide solidaridad económica y gestos personales que generen tejido social con los más débiles.

 

REFLEXIONES DE CÁRITAS ante la campaña: «Cáritas ante el coronavirus. Cada gesto cuenta»

 

Cáritas invita, en este sentido, a generar tejido social, a fortalecer la comunidad y a revincularnos.

Este objetivo puede conseguirse con gestos cotidianos muy sencillos como localizar, en estos momentos:

A los vecinos más vulnerables, especialmente las personas mayores, y ofrecerles ayuda para hacer la compra, recoger medicinas en la farmacia o charlar con ellos desde la ventana.

 

En hábitos de consumo en esta situación:

no nos olvidemos de abastecernos en los establecimientos de nuestro barrio –el pequeño comercio está especialmente expuesto al impacto de la crisis— o a través de los grupos de consumo organizados para ayudar al sostenimiento económico de todos.

 

En participación social :

sumarse a alguna de las redes vecinales que se están organizando en nuestros barrios o, si no se forma parte de la población de riesgo y se carece de síntomas,  ofrecerse como voluntarios en los recursos sociales que siguen apoyando a las personas más vulnerables, como personas sin hogar o familias sin recursos.

 

En la oración :

cuidar, en este tiempo de Cuaresma, la vida interior y buscar espacios de encuentro virtual con otros a través de la oración, la celebración de la Eucaristía, los círculos de silencio y la reflexión.

 

Alquiler y vivienda

Hay que evitar por todos los medios posibles que las familias puedan perder su casa, el lugar que habitan. Por ello, es clave negociar nuevas condiciones en el pago de los alquileres y pedir la paralización de los desahucios y desalojos previstos hasta el verano.

Cáritas propone, en relación con los desahucios, abrir un diálogo entre propietarios e inquilinos para llegar a acuerdos sostenibles entre ambas partes, como moratorias en el pago de alquiler sin cargos o facilidades de pago aplazado por parte de propietarios.

 

Empleadas de hogar

Cáritas propone algunas medidas en el ámbito doméstico para apoyar a estas trabajadoras:

Si la persona que trabaja en nuestra casa no puede continuar prestando sus servicios debido al confinamiento, puede procederse a una suspensión de su contrato, pero manteniendo su alta en la Seguridad Social y, en la medida de lo posible, también su salario.

Esto también es posible para las empleadas “por horas”.

Si no queda otra opción personal que despedir a la empleada del hogar, debe abonársele la indemnización en metálico en ese momento, cumplir con los días de preaviso previstos en la Ley y tramitar su baja en la Seguridad Social.

En todo caso, es importante cuidar y proteger debidamente a la persona quetenemos contratada para cuidar de un familiar, facilitándole el material preventivo básico para preservar un eventual contagio

.

El modelo social :Ante esta emergencia sanitaria y social es momento idóneo para reflexionar sobre qué modelo de sociedad queremos recuperar cuando remita la crisis:

si queremos volver al consumismo,

al individualismo,

a la superficialidad de las relaciones virtuales,

a la pérdida de derechos sociales para los más débiles y la acumulación de riqueza,

 

Cáritas propone:

apostar por un mundo distinto, que dé prioridad al cuidado de la vida de todos y del

planeta en el que vivimos,

la cooperación,

el trabajo digno,

el bien común,

la justicia social

la participación.

Reasignación de un millón de euros

Junto al compromiso de los ciudadanos anónimos, el Consejo General de Cáritas ha aprobado la reasignación de una partida de 1.000.000 de euros de los fondos confederales para apoyar a las acciones extraordinarias que están acometiendo las 70 Cáritas Diocesanas de todo el país para responder a las necesidades de esta emergencia sanitaria y social.

Esta asignación se está destinando ya a la adquisición de los recursos más urgentes solicitados por las Cáritas Diocesanas para sus centros de apoyo, instalaciones residenciales y servicios de apoyo domiciliario, como son equipos de protección, material sanitario, ropa de uso personal y de cama, y alimentos no perecederos.

Novedades

Colabora connosco

Podes colaborar connosco facéndote socio ou traballando como voluntario nas nosas campañas sociais. Tamén podes colaborar con Caritas mediante unha doazón.

Onde estamos?

Servicios centrais

Plaza de Recife 1 15004 A Coruña
Teléfonos:
981 26 90 66 - 981 26 98 39
Correo electrónico: secretaria.cicoruna@caritas.es